julio 10, 2010

El partido de la muerte


Este Mundial ha emocionado a todos los fanáticos del Futbol como lo ha hecho cada cuatro años desde 1930; aunque desafortunadamente no de forma consecutiva. Las ediciones de 1942 y 1946 no se llevaron a cabo debido a la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, no por eso la pasión este deporte estuvo ausente durante este periodo, como lo demuestra un acontecimiento conocido como "El Partido de la Muerte".

Durante 1942, en una Ucrania ocupada, varios ex-jugadores del Dinamo de Kiev decidieron formar un equipo de Futbol llamado el FC Start, que de hecho arrasó en la liga, a pesar de estar mal alimentados y mal equipados. Entre los contendientes se encontraba el Flakelf de Alemania a quienes vencieron 5-1. Los alemanes temieron entonces que esta victoria inspirara a los ucranianos a luchar contra ellos, y por eso pidieron la revancha.

El 9 de agosto se llevo a cabo el partido. Al terminar la primera mitad, el marcador terminó 2-1, en favor del FC Start. Se dice que los ucranianos fueron amenazados de muerte en caso de que no permitiesen que el Flakelf le diera la vuelta al partido en el segundo tiempo. A pesar de eso, el FC Star consiguió la victoria, con un marcador final de 5-3.

Una semana después, los jugadores fueron enviados a campos de concentración donde varios fueron asesinados. Los sobrevivientes fueron los encargados de popularizar esta historia, donde se le dió más valor a la victoria y a la gloria que a la propia vida.

Escape a la victoria


Ligeramente inspirada en este hecho histórico, apareció una película en 1981 llamada Escape to Victory. Como la gran mayoría de las películas deportivas, no tiene mucho que ofrecer argumentalmente, pero vale la pena echarle un ojo simplemente por todas las estrellas de Futbol que aparecen en ella. Vemos al Rey Pelé (Brasil), Bobby Moore (Inglaterra), Osvaldo Ardiles (Argentina), entre otros. Por si esto fuera poco, en la alineación de los actores tenemos a Sylvester Stallone y Michael Caine.

Advertencia 1: Esta reseña contiene spoilers.

Advertencia 2: La vi hace muchos años, así que es posible la memoria me traicione.

En un campo de concentración, varios prisioneros juegan Futbol en sus momentos de ocio. Robert Hatch (el personaje de Stallone) pretende jugar como portero, pero... pues... básicamente apesta. Resentido, les dice que es un deporte estúpido y que por eso en su país (Estados Unidos) no es popular.

Todo cambia cuando un oficial alemán recuerda sus viejos tiempos como futbolista y organiza un partido entre estos prisioneros y jugadores alemanes. Robert tiene contactos en el lugar donde se llevara a cabo el encuentro que ayudarían a escapar a todo el equipo durante el medio tiempo, así que debe formar parte de éste. Sería sospechoso un cambio de último momento, por lo que el portero titular de forma voluntaria se deja fracturar las manos para que el estadounidense entre a suplirlo y sea llevado al estadio.

El partido se lleva a cabo, y al terminar el primer tiempo, los jugadores terminan tan emocionados que, en lugar de escapar, prefieren jugar la segunda mitad para intentar derrotar a los alemanes. En el siguiente video, donde podemos deleitarnos con grandes jugadas en cámara lenta, podrán ver lo que sucedió. Como notarán, el final de la película es muy Hollywoodense.



1 comentario:

Gabriel Cruz dijo...

Buena reflexión para esta época Chucho, tenía presente aquellas olimpiadas en berlin, donde desafortunadamente también se dieron hechos trágicos, pero no del futbol en la época del nazismo, y es interesante saber de tales sucesos, qué fuerte que estos tíos fueran tan malos perdedores. Bien por la película, habrá que buscarla para verla, luego estas cintas son una joya de la cinematografía popular :)